Ana Obregón vive estos días un trajín de cuidado. Están muy cerca Las Campanadas, que presentará junto a Anne Igartiburi. Sin duda, un reto que la actriz ha querido asumir en homenaje a Aless. Hace unos meses, Ana y Alessandro Lequio sufrieron el mayor golpe que el destino puede asestar a unos padres, la muerte de su hijo. El empresario luchó con gran entereza contra la enfermedad. Se trataba de una enfermedad con un índice curación bajísimo. Ni aun así tiró la toalla el  joven dando una gran lección de vida a sus progenitores, ellos mismos lo han confesado.

Las Navidades más tristes de Ana Obregón

En las que, sin duda, serán sus Navidades más tristes, Ana Obregón se prepara para despedir el año en Televisión Española. Vive en constante zozobra. Un sube y baja motivado por la angustia vital que la pérdida de Aless le ha dejado. No obstante, ella no suelta el timón. Las redes sociales siguen siendo sus grandes aliadas. Y es a través de ese medio que la artista ha compartido uno de sus secretos de belleza: las ampollas flash.

Este producto tersa la piel y la deja luminosa. Se recurre a las ampollas flash para lucir perfecta. En el caso de Ana Obregón, se decanta por las de la firma La Cabine. El pack de diez no llega a los diez euros.  Unas de las ampollas flash más admiradas son las de Mercadona, también a un precio muy asequible, cuatro euros el pack de diez ampollas.

A Ana le propuso la idea de hacer las Campanadas Susana Uribarri. Son muy amigas. De hecho, Susana es de las pocas personas a quien la actriz ha recurrido durante los meses de aislamiento. La manager creyó que el trabajo sería un gran estímulo para la actriz. Este tan solo es solo el primer paso porque Obregón tiene más propuestas sobre la mesa de Televisión Española.