Marta Luisa de Noruega no es fácil. Está acostumbrada hacer de su capa un sayo y no acepta consejos ni sugerencias. Lo cierto es que sus padres, los reyes Harald y Sonia, han intentado entender a su hija. Sin embargo, su último movimiento les ha sacado de sus casillas. Y es que la princesa ha manifestado su deseo de casarse con su novio. Se trata de Durek Verret, un chamán con un pasado salpicado por los escándalos. Cuando se conoció lo suyo con la hija de los reyes de Noruega, un ex novio salió a la palestra para revelar lo que entre ellos existió.

Lo cierto es que los reyes Harald y Sonia no entienden cómo su hija quiere matrimoniar con alguien de semejante pelaje. Dudan de sus intenciones y creen que está con la princesa por interés. Por otro lado, los reyes están preocupados por cómo afectará a sus nietas la decisión de su madre. Recordemos que la familia se vio terriblemente sacudida cuando se conoció que Ari Behn se había quitado la vida el día de Navidad.

Marta Luisa y su chamán

La muerte de Ari Behn supuso un gran dolor para quienes le conocieron. El escritor mantenía una excelente relación con las hijas nacidas de su matrimonio con la princesa. Aunque mostraron gran entereza durante el funeral, Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Tallulah eran la viva imagen del dolor. A su lado, Marta Luisa, que se mostró también visiblemente afectada.

Desde que renunciara al tratamiento de alteza real, Marta Luisa ha emprendido diversos rumbos profesionales. Sin duda, el último es uno de los que más ha molestado a su familia. La princesa protagonizará un reality sobre su día a día para que la gente pueda conocerla y opinar con conocimiento de causa.

Tanto los reyes Harald y Sonia como el heredero, el príncipe Haakon, adoran a Marta Luisa. Sin embargo, muestran hartazgo ante su estilo de vida. Creen que debería focalizarse en un proyecto laboral serio y en sus hijas y dejarse de novios y tanta exposición mediática. No obstante, la protagonista hace oídos sordos.