Así era la infanta Elena
El gran día de Jaime y Elena

La infanta Elena que se casó con Jaime de Marichalar nada tiene que ver con la de hoy. En aquellos días, la hija mayor de los reyes estaba feliz. Creía que la relación con su marido funcionaría. Quien no las tenía todas con ella era doña Sofía, que siempre receló de las intenciones de aquel joven a quien algunos señalaron como su yerno favorito. A Jaime le costó que la infanta le tomara en serio. Ella no lo veía claro.

A fuerza de tesón, como la propia Elena señaló el día en que se anunció el compromiso, Marichalar consiguió atraer a la infanta. Lo cierto es que Jaime se esforzó. Mostraba un gran interés por las aficiones de Elena, especialmente por la hípica y también se mostraba encantado de reunirse con sus amigos.

Siguiente: Una luna de miel atípica

Anterior1 de 4