El actor Quique San Francisco ha fallecido a los 65 años de edad. Llevaba semanas ingresado luchando contra una neumonía. La patología se complicó cuando la infección se extendió llegando a afectarle al riñón y la sangre.

El ingreso de Quique se produjo durante el temporal filomena que azotó Madrid con gran fuerza. Un amigo suyo, bombero, fue el encargado de llevarle a urgencias.

Lo cierto es que San Francisco era muy apreciado en el gremio de la interpretación. Uno de sus últimos papeles en televisión fue el que protagonizó en Cuéntame. Daba vida a Tinín, dueño de la bodega del barrio. Su personaje tuvo gran éxito y permaneció en la serie durante seis temporadas.

Un terrible accidente

Quique San Francisco en Cuéntame

En 2002, Quique sufrió un accidente de moto que le dejó en silla de ruedas. Estuvo más de diez horas en quirófano donde le practicaron una complicada operación. Desde entonces, el actor quedó afectado en su movilidad. Sufría grandes dolores y evitaba los desplazamientos. De hecho, cuando trabajaba en teatro, vivía en una caravana que aparcaba muy cerca de su lugar de trabajo. Así se aseguraba llegar a tiempo a las funciones. Él mismo lo comentó entre risas.

Quique San Francisco fue tremendamente generoso con el público. No dudó en abrirse en canal para explicar los episodios más duros de su vida. Como el que atravesó con las drogas. Fueron años muy difíciles en los que llegó a pedir a su madre que le quitara la vida porque no podía con tanto sufrimiento. Gracias a su fuerza de voluntad y al apoyo de familiares y amigos, logró renacer de sus cenizas.

En los últimos tiempos, San Francisco protagonizó muchos titulares por sus opiniones políticas. Muchos le señalaron cercano a la extrema derecha y recibió grandes críticas. Lo cierto es que no regalaba titular tras titular en sus entrevistas. Ideologías aparte, se ha ido un grande.

Quique fue uno de los grandes seductores del mundo del cine. Tuvo muchos romances pero no se casó ni tuvo hijos. Su relación más mediática fue la que mantuvo con Rosario Flores. Él mismo confesaría que sus adicciones tuvieron mucho que ver en su adiós.