Isabel Pantoja ha decidido permanecer aislada y no hablar con nadie. No responde a mensajes ni llamadas. Algunos de los que mantenían contacto con ella han sido bloqueados en wathsapp. Es cierto que existen excepciones pero entre ellas no se encuentra su hija. Fue la misma Isa quien confesó que hacía quince días que su madre no respondía a sus llamadas ni contestaba a sus mensajes.

Según hemos podido saber en EseCorazon en exclusiva, los motivos que han llevado a la artista a soltar amarras con su hija se encuentran en cómo se produce en los medios. A Pantoja no le ha gustado que Isa no la apoye al cien por cien y esté dando cortas y largas. La tonadillera considera que su hija debería haber hecho piña con ella frente a los ataques de Kiko.

Isabel Pantoja no quiere saber de su hija

Otro de los puntos que no soporta Isabel es que su hija ve esta ruptura familiar como un motivo más para hacer caja. Considera que es un asunto muy serio como para estar rentabilizándolo un día sí y otro también. La triste realidad,  se lamenta Isabel Pantoja en privado, “No puedo fiarme de nadie”, nos cuentan que ha pronunciado la artista en privado.

El problema entre Kiko y su madre está en punto álgido. El DJ anunció que había requerido a la cantante y a su hermano para que dieran debida cuenta del poder a su nombre que les extendió. Un asunto que no es baladí y puede entrañar consecuencias. De ahí que la cantante siga a rajatabla el consejo de su abogado. Le ha recomendado que guarde silencio porque le beneficia a nivel judicial. Sin duda, un final que nadie pudo imaginar cuando Francisco Rivera se deshacía en halagos hacia Isabel Pantoja.