Conmoción ha causado el conocer que las hijas del rey emérito se han vacunado en Abu Dabi. Un asunto que ha destapado El Confidencial y que ha indignado tras desvelarse que las infantas viajaron a Emiratos acompañadas de tres escoltas con cargo al erario público. En concreto, tres por cabeza. El gasto en personal de seguridad asciende a 33.000 euros, han señalado medios especializados.

Quien estaba al tanto de todo y hasta medió para que sus hijas se vacunaran fue don Juan Carlos. Él mismo lo hizo hace un par de semanas y sufrió una reacción adversa. Información dada por Pilar Eyre y desmentida con una voracidad inusitada.

Las infantas llevan una vida de lujo

Ante el escándalo desatado, la infanta Cristina ha hecho llegar a los medios el siguiente comunicado: “Ante las informaciones publicadas en la prensa sobre la vacunación de que he sido objeto, quiero efectuar la siguiente aclaración. Tanto mi hermana como yo hemos acudido a visitar a nuestro padre y, con el objeto de tener un pasaporte sanitario que nos permitiera hacerlo regularmente, se nos ofreció la posibilidad de vacunarnos, a lo que accedimos. De no ser por esta circunstancia habríamos accedido al turno de vacunación en España, cuando nos hubiera correspondido”.

Aunque ya no forman parte de la familia real, Elena y Cristina siguen disfrutando de muchas prebendas. Tienen escoltas y gozan de un alto nivel de vida que les permite cosas como vacunarse cuando les viene en gana. Sin duda, se comprende la indignación.

Desde Casa Real se han desvinculado del polémico hecho asegurando que las infantas están desligadas de la institución. También han recordado que don Felipe se vacunará cuando le toque. A pesar de la contundente respuesta, el tema de monarquía o república ha rebrincado con fuerza.