La negativa de Enrique Ponce
Un divorcio complicado

Un terremoto produjo la separación de Enrique Ponce y Paloma Cuevas el pasado verano. De puertas para afuera no había trascendido que la pareja atravesara una fuerte crisis y mucho menos que quisieran separar sus caminos. Todo cobró sentido cuando se supo que el diestro estaba perdidamente enamorado de Ana Soria. Una atractiva jove , estudiante de derecho y de 21 años. La diferencia de edad no es problema para la pareja. Enrique se muestra de lo más integrado en el círculo de la joven. También sus suegros le han acogido con los brazos abiertos. Se da la circunstancia de que toda la familia es gran admiradora de Ponce.

Enrique y Paloma decidieron tener el mismo abogado en cuanto a la separación. Sin embargo, mientras ella ya ha firmado, él se resiste a hacerlo. El problema debe buscarse en el tema económico. El diestro siente que su ex mujer ha salido mejor parada en cuanto al reparto. Estamos ante un asunto de difícil solución ya que el padre Cuevas, Victoriano Valencia, ha ayudado en incontables ocasiones a la pareja a nivel económico. También les ha hecho regalos más que generosos. Como el terreno donde el ex matrimonio tendría que haber construido su nuevo hogar conyugal. En juego hay varias propiedades.

Siguiente: Enrique, distanciado de sus hijas

Anterior1 de 3