La princesa Latifa estaba destinada a una vida de cuento de hadas. Sin embargo, se asfixió de la jaula de oro donde vivía y decidió huir. No fue tarea fácil, Latifa es una de las hijas del Emir de Dubái. Un país donde la vida de las mujeres no es fácil por la ausencia de derechos.

Fue en 2018 cuando Latifa intentó una malograda huida que acabó en La India cuando había subido a un barco. Según una de las personas que la ayudó, la culpa de que los descubrieran fueron las llamadas que la princesa realizó para explicar que la fuga salía como estaba prevista. Posteriormente, personal al servicio del emir de Dubái, según ha explicado la princesa, abordaron el barco y se la llevaron de regreso a casa.

Desde entonces, Latifa se encuentra en régimen de aislamiento. Vive en una casa donde no puede moverse libremente. Recientemente, la princesa ha hecho llegar unas grabaciones donde explica su terrible día a día: “Estoy grabando este vídeo desde un baño porque esta es la única habitación con una puerta que puedo cerrar. En la puerta de mi habitación no hay llave. Estoy en una casa, soy una rehén y esta casa se ha convertido en una prisión. Todas las ventanas están cerradas con rejas, no puedo abrir ninguna”.

La princesa Latifa y su padre, el emir de Dubái

Así continúa el relato de Latifa sobre su día a día: “Hay cinco policías afuera y dos policías dentro de la casa y ni siquiera puedo salir a respirar aire fresco. No sé cuándo seré liberada y cuáles serán las condiciones cuando lo sea. Todos los días me preocupa mi seguridad y mi vida, realmente no sé si voy a sobrevivir a esta situación. La policía me amenazó con estar en prisión toda mi vida y no volver a ver el sol nunca más”.

Dicen que el caso Latifa fue lo que impulsó a la princesa Haya de Jordania a huir a Londres. La hija del fallecido rey Hussein descubrió la verdad sobre la situación de la hija de su marido y temió que su suerte y la de sus hijos corrieran la misma suerte. Desde entonces, Haya está en Londres. Ha conseguido el divorcio y tiene la custodia de sus hijos.