Fran Rivera ha querido  adelantarse a los demás explicando el mal momento que atraviesa. Según el diestro, los hechos se han desarrollado en redes sociales. Al parecer, una chica ha contactado con él buscando algo más. Rivera expresa que no le ha seguido el juego y que la señora en cuestión se ha sentido profundamente ofendida llegando a insultarle y amenazarle gravemente.

El siguiente paso dado por esta mujer, según Fran, habría sido “haber manipulado mi instagram” para enviárselo a otras personas. Todo indica que se refiere a los mensajes que hayan podido intercambiar vía esta red social. Según el diestro, la única intención de esta desconocida sería “romper una familia”, o bien conseguir notoriedad dado todo el revuelo que hay a su alrededor.

El diestro pide que esta señorita haga público el mensaje donde le pide expresamente que deje de enviarle ciertas fotos, que, según él, están claramente manipuladas. Francisco afirma contundente que pone el asunto en manos de su abogado y que será la Justicia quien tenga la última palabra.

Lo cierto es que menuda la que ha liado esta mujer. Según Fran, ha enviado los pantallazos a “amigas de mi mujer, a mi hija, a amigos míos…”. El diestro señala que salta a la vista que se trata de un montaje, “un corta y pega”, de capturas de pantalla. Fran no da crédito a que existan personas “tan sumamente malas y con tantas ganas de hacer daño”. Sin duda, la Navidad no empieza bien para Francisco Rivera.