La infanta Cristina está feliz. Mucho han cambiado las cosas desde que Iñaki Urdangarín ingresara en prisión. Pues bien, tras años de furia, el ex deportista empieza a ver la luz. Instituciones penitenciarias le ha concedido el traslado a Vitoria. Allí pasará de lunes a viernes en la prisión de Zaballa, Álava. Por las mañanas, saldrá para trabajar y regresará para pernoctar.

Todos estos cambios en la vida del cuñado de los reyes Felipe y Letizia se engloban dentro del tercer grado que le ha sido concedido. Ha quedado demostrado su arraigo familiar en el domicilio materno. Pues bien, según ha podido saber Esecorazon.es la infanta Cristina tiene muy claros sus planes.

Empieza una nueva vida para Cristina e Iñaki

La nueva situación de Iñaki ha cambiado y la hija mediana de los reyes eméritos ya planea su mudanza a Vitoria. Esperará hasta que sus hijos pequeños acaben el colegio en Suiza y después llevará a cabo el traslado. Aunque hubo momentos en que Cristina pensó en tirar la toalla, el amor que siente por su marido ha sido más fuerte.

Sin duda, Cristina de Borbón ha dicho basta al cordón sanitario que le impuso don Felipe. Iñaki ha pagado por su delito y tiene derecho a instalarse donde quiera. Desde luego, la infanta no está dispuesta a seguir en el exilio. Hace ya tiempo que decidió no seguir las indicaciones de su hermano. La relación entre ellos es inexistente e imposible de reconstruir.