El especial Cantora, una herencia envenenada que Telecinco ha programado para este viernes en horario de máxima audiencia, ya se ha convertido en un evento histórico. No solo porque el programa que dirige David Valldeperas va a descubrir lo nunca contado sobre la herencia de Paquirri, sino porque va a demostrar que Isabel Pantoja pudo haber engañado a su hijo en diferentes ocasiones.

Kiko Rivera está dispuesto a llegar hasta el final en este asunto

Unos hechos de los que Kiko Rivera sería conocedor. Tanto que, tal y como aseguran a EseCorazón habría puesto en manos de un administrador financiero y un abogado especializados en gestión patrimonial para resolverlos cuanto antes. Y es que el ahora cantante está casi convencido de que su madre utilizó ingeniería legal para salir victoriosa de la masa hereditaria de la herencia del que fue su marido.

Minutos antes de acceder al plató que dará luz a todas las incógnitas que rodean al «Caso Cantora», Kiko ha atendido a los compañeros de Sálvame Tomate para asegurar que lo que ha descubierto, hasta la fecha, de Isabel Pantoja es que es «una mala madre. Cuando la gente lo sepa todo entenderá el porqué lo digo. Yo no duermo desde que he descubierto esto hace tres días en Fuengirola». Unas acusaciones muy duras que vienen a engordar las que ya ofreció hace unas semanas en la revista Lecturas.

Isabel Pantoja, bajo mínimos
Isabel Pantoja durante una intervención en un programa de televisión

Ante el aluvión de acontecimientos inesperados, Isabel Pantoja continúa recluida en su finca. Totalmente destrozada, sin ánimo para conversar telefónicamente, fuentes cercanas aseguran a este digital que «su situación es tan límite que incluso Agustín está preocupado». Su hermano, su mayor refugio en estos tiempos difíciles, es el hombro en el que se apoya. Lejos de lo que muchos han explicado, en 20Minutos han asegurado que «no es la mano que mece la cuna» en todo este enfrentamiento familiar en el que, según el citado medio, Agustín solo se siente «un mero espectador».