David Flores ha cumplido veintidós años y lo ha celebrado rodeado del cariño de los suyos.  El joven es el centro de su familia. Todos le miman y protegen ya que es muy sensible. Su relación con Olga Moreno, esposa de Antonio David, no puede ser mejor. Están muy unidos, tanto que el joven la considera como su madre. Y qué decir de su padre, su roca, al igual que su hermana Rocío, que se ha convertido en su faro. La pequeña de la casa completa la estampa de familia unida y sólida. Nada ni nadie los separará, como advirtió Rocío Flores hace unos meses.

En el día de su cumpleaños, David ha recibido una entrañable felicitación de su hermana mayor: “Felicidades mi enano, tú eres mi regalo de la vida, que nada ni nadie te borre esa sonrisa que me alegra la vida. Deseo que siempre seas tan feliz como eres. Nadie me ha enseñado tanto como tú, eres la persona más guerrera que conozco siempre superándote y siempre haciéndonos felices. Te amamos».

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por Rocio Flores (@rotrece)

Si hay algo que empaña el día a día de David Flores es la ausencia de su madre. El joven ha manifestado su deseo de verla en diferentes ocasiones. Sería su gran ilusión una llamada suya para felicitarle la onomástica. Sin embargo, Rocío Carrasco no mueve ficha. Aunque se dijo que las cosas iban a cambiar tras la portada de Carmen Borrego, donde aseguraba que Rocío jamás perdonaría a su hija, todo sigue igual. Sin duda, un tema muy doloroso para Rocío Flores, que aunque declinó contestar a la hija de María Teresa Campos, ya  está cansada de tantos ataques.

A sus veintidós años, David Flores lleva una vida como cualquier joven de su edad. Estudia técnico de gestión y vive con su familia. Su hermana Rocío ya se ha independizado aunque visita con frecuencia el domicilio paterno. El joven nació afectado de una enfermedad genética, tal y como confesó su padre, quien temió por su vida al nacer. David ha heredado la vena artística de su abuela. Canta y toca la guitarra. Incluso adapta los temas de Rocío Jurado en versión actual.

“Mi hijo se sacrifica y consigue superarse. Tiene una cabeza privilegiada, es muy inteligente, tiene una memoria bárbara. Es muy bueno y cariñoso, te abraza y te besa constantemente”, confesó Antonio David muy orgulloso de su retoño.