José Antonio Avilés tiene claro que las Navidades son para divertirse. De ahí la ocurrencia que tuvo el día de Nochebuena. El colaborador creó un chat donde agregó a 173 personas y se dio de baja. Entre otros, estaban María Jiménez, Amador Mohedano, el cuñado de Rocío Jurado, Jesulín de Ubrique, la directora de Sálvame, Patricia, entre otros. La cuestión es que nadie entendía nada y pronto empezaron las quejas. Otro punto a resaltar es que Avilés dejó como administrador del grupo de whatsapp a un señor de edad que tampoco tenía ni idea de lo que estaba pasando.

Lo cierto es que ya es una constante en José Antonio Avilés liarla. Cuando se marchó a Supervivientes, empezaron a aparecer personas reclamándole dinero. Un reguero de damnificados por el mal vicio de José Antonio de pedir y no devolver. La cuestión no quedó aquí, sino que también aseguró que estaba en su mano que ciertas famosas lucieran ropas y complementos que él sugiriera. Económicamente le salió rentable.

¿Por qué no soportan a José Antonio Avilés?

Avilés haciendo una de sus clásicas muecas

Fiel a su estilo habitual, Avilés negó que adeudara cantidad alguna. Sin embargo, las pruebas de los testigos fueron demoledoras. Durante su participación en el reality también se supo que había mentido en cuanto a sus estudios. Aseguró que había cursado estudios universitarios de periodismo y se descubrió que era otra de sus mentiras.

Si algo sorprende es que José Antonio Avilés ocupe cada fin de semana una silla fija y haya sido agregado como comentarista de realities. Las críticas sobre él son bastantes. Para muchos, lo tienen ahí para que arme el lío. El problema es que saca de sus casillas al resto de compañeros, incluida Emma García. También Toñi Moreno, cuando sustituyó a Emma, dio muestras de no aguantar al colaborador.