A punto de estrenarse «Las cosas claras» de Jesús Cintora, son muchos los espacios que se nutren de personajes conocidos. Fichajes polémicos como el de Miguel Ángel Muñoz -actor, hasta la fecha- o de Tamara Falcó -a la que no se conoce oficio- que se han convertido en adalides de la cocina en sendos programas de alto presupuesto. Pero ni el hijo de Cristina Blanco ni la de Isabel Preysler son las únicas conquistas de Rosa María Mateo.

La veterana periodista, al frente de la corporación desde 2018, ha optado por este tipo de perfiles para nutrir una programación que, para muchos, empieza a ser decadente. En concreto, Mateo habría autorizado el fichaje de artistas de la talla de Carmen Lomana o Norma Duval para conseguir llevarse al huerto a la audiencia del horario matinal.

Los presentadores del matinal en una foto promocional

Así las cosas, lejos de ser un asunto periodístico, la tertulia del corazón de La hora de la 1 se ha transformado en un desfile de rostros conocidos que comentan -con mejor o peor fortuna- sus propios asuntos.

Al más puro estilo endogámico de Sálvame, la sección que capitanea Cristina Fernández es ya un batiburrillo de famosos en busca de un salvavidas.

La última en llegar hasta Prado del Rey ha sido Norma Duval. La vedette, con la que la dirección del programa ha mantenido contactos telefónicos desde el verano, se ha inmolado como colaboradora de una mesa camilla que, años antes, bien podría haber llevado a los tribunales. Pero ahora Norma está por la labor.

En la imagen, la primera aparición de Norma en el programa

Y no lo hace por dinero. Porque, según cuentan desde el entorno más próximo, la novia de Mathias Khun estaría trabajando «por un caché ínfimo, casi inexistente». Tampoco es para tanto.

eseCorazón ha podido saber que Televisión Española tiene fijado un precio por colaboración de 250 euros. Una remuneración que casi duplica a la que percibían los periodistas que ocupaban esas mismas butacas cuando la sección sí conseguía tener relevancia. Incluso en las audiencias.

Una sección que no levanta el vuelo

Según los datos de KantarMedia a los que ha tenido acceso eseCorazón, ni siquiera la presencia de la indomable Norma Duval ha servido como revulsivo para levantar la audiencia que cosecha la sección de corazón de La hora de la 1.

Instante de la tertulia de corazón de La Hora de la 1

Y es que rara es la ocasión en la que el debate rosa consigue rebasar el 6% de share, cifra que casi cuadruplica Telecinco en esa misma franja horaria, que dobla La Sexta y que también supera Antena3 en más de cinco puntos. Deberían fichar a Suso o a Ylenia. Un tiki tiki a tiempo puede ser una victoria.