No corren buenos tiempos para los artistas. A los problemas provocados por la pandemia, se suman ahora otros de los que son también víctimas. Estafadores habituales utilizan sus identidades para intentar ganar dinero a través de las redes sociales. El último perjudicado ha sido Alejandro Sanz. EseCorazón ha sido testigo de la argucia utilizada por un perfil falso de Facebook mediante el que intentan que los fans del cantante se registren en una web que roba datos bancarios y otros de máximo interés.

Pantallazo obtenido por EseCorazón de la estafa a Alejandro Sanz

Con un perfil aparentemente oficial, fotografías actuales y un directo en el que Sanz interactúa con sus seguidores, los estafadores instan a que los fans busquen en una pantalla anexa un número que parece escondido en un juego de agudeza visual.

El directo, emitido hace meses cuando España vivió su primer confinamiento, sirve como gancho para caer en la tentación. Un mensaje remitido desde la cuenta anuncia que has ganado cinco mil euros que serán íntegramente ingresados, mediante transferencia bancaria, cuando se completen los datos de relevancia anteriormente enumerados.

Perfiles muy cercanos

Los estafadores no actúan en vano. Diversos especialistas en delitos informáticos coinciden en que los hackers buscan perfiles con una evidente cercanía para engañar a los cibernautas. Muchos de ellos caen en la red al pensar que un famoso de su altura no va a engañarles. Lo que no saben es que están siendo víctimas de una organización criminal.

Carlota Corredera junto al periodista Antonio Montero

Otros de los famosos que han sufrido las (malas) artes de organizaciones similares han sido Carlota Corredera o Susanna Griso. También la presentadora Ana Rosa Quintana advirtió de que su nombre estaba siendo utilizado vilmente para engañar a la gente a través de las redes sociales.