Ana Obregón no es la misma desde que a su hijo le diagnosticaran que padecía una grave enfermedad.  La actriz lo dejó todo para acompañar a Aless. Viajaron a Estados Unidos y allí el empresario siguió un durísimo tratamiento que parecía dar resultados. Meses más tarde, regresarían a Madrid. Aless Lequio también contó con la compañía de su padre. El colaborador viajaba con frecuencia a Nueva York para acompañarle.

Al final, el cuerpo de Aless no aguantó tanto sufrimiento y falleció en Barcelona. Allí se había trasladado con su madre para seguir un tratamiento que no funcionó. Desgraciadamente, la enfermedad que sufría el joven presenta un bajísimo índice de curación.

Ana Obregón estaba muy unida a su hijo, Aless

Tras el adiós de Aless, Ana fundió a negro. A su lado, Lequio, también destrozado. Juntos despidieron a su hijo en una ceremonia reducida por la pandemia. A su lado estaba la novia de Aless. Posteriormente organizaron una misa a la que asistieron muchos rostros conocidos.

En julio, Ana Obregón puso rumbo a Mallorca, a la casa familiar donde tan buenos ratos pasó con su hijo. Desde allí, muy de cuando en cuando, ha compartido algún recuerdo en redes sociales. Aseguraba sentirse abatida y preocupó al confesar que deseaba que Dios la llevara para reunirse con Aless.

Ana Obregón y Anne Igartiburu darán las campanadas en TVE

Los últimos tiempos los ha pasado Ana en la intimidad recordando a Aless. Quizás haya sido su fuerza la que le ha impulsado para empezar a caminar. Obregón será la encargada de dar las Campanadas en TVE junto a Anne Igartiburu: «Es la forma en la que podré agradecer el cariño que he recibido durante todo este tiempo», ha dicho en sus redes sociales.

No será la primera vez, ya lo hizo anteriormente. Sin duda, todos se alegran de esta noticia. Ana Obregón es una mujer muy querida. Para muchos, la auténtica reina de corazones.