La relación entre Isabel Pantoja y Kiko Rivera es inexistente. Los otrora inseparables se encuentran en polos diferentes. Sin duda, algo que ha sorprendido a propios y extraños. Si algo ha marcado la relación de Kiko con su madre ha sido la incondicionalidad.

Por más fuertes que soplaran los vientos de la adversidad, ahí estaba el DJ para apoyar y defender a niña Isabel. “A mamá, ni tocarla”, ha expresado hasta la saciedad el que hasta hace muy poco pasaba por ser hijo amantísimo.

Isabel Pantoja en una imagen de archivo

De la noche a la mañana, Rivera ha descubierto que su madre es otra persona diferente a la que un día idolatró. Y todo tras conocer, según él, extrañas maniobras en la oscuridad en relación a la finca familiar: «Yo no cedí Cantora a mi madre a sabiendas. Firmé lo que ella me pidió». Lo cierto es que Kiko desconfía hasta tal punto de su progenitora que ha afirmado en Lecturas que «Ha pedido a sus abogados revisar el testamento de Paquirri. «Me huelo lo peor»».

Sean cuales sean los motivos, el caso que Kiko e Isabel navegan en barcos diferentes. Si hasta hace muy poco el DJ se deshacía en halagos sobre la tonadillera acerca de su faceta de madre y abuela, ahora todo es diferente.

De ella ha dicho que es «soberbia» y también que le ha fallado como «mamá». Habla de que se ha sentido muy solo y manifiesta que desea que corra el aire entre ella y él.

Kiko Rivera durante su participación en GHDUO

Y por si lo anterior no fuera suficiente, ha aparecido en escena el ex manager de Kiko Rivera, Álex Rodríguez, para expresar que Isabel zancadilleó a su hijo y mermó considerablemente su caché. Así lo expresó Alex en el Deluxe, donde habló de un episodio sucedido durante la negociación que ambas partes mantuvieron con Telecinco para dar las Campanadas.

No sin mi dinero

Rodríguez y Rivera tuvieron una reunión con directivos de la cadena en relación a la participación del DJ en la última noche del año 2011.

Pues bien, según el ex manager, Kiko se lo contó a su madre. Al parecer, las conversaciones estaban estancadas y el DJ pidió ayuda a su progenitora.

Fue entonces cuando Álex descubrió que Isabel ya estaba negociando su participación en el espacio. Ante esto, Rodríguez rogó a la cantante que «nos dejara prioridad en la negociación para que Kiko no se viera afectado».

Imagen de las campanadas de fin de año de Telecinco.

El que fuera representante de Kiko asegura que Isabel fue a lo suyo y no tuvo contemplaciones. Cerró un suculento caché que hizo que el de su hijo se viera mermado considerablemente.

Según Álex, bajó en un 90% a lo hablado en los inicios. La cantidad percibida debe ser altísima. Tanto que Jorge Javier, al conocerla por boca de Kiko Matamoros, pronunció molesto: «Es mucho dinero. Mi sueldo por dar las Campanadas estuvo muy, muy por debajo del suyo».