Ver para creer. Y es que hay quien no conoce límites a la hora de ganar dinero. Ni que eso ponga en riesgo la salud de la gente y contravenga las estrictas órdenes gubernamentales. Pues bien, todo esto no le importa a Jacobo Ostos Grajal. El hijo del conocido torero se dedica a organizar fiestas ilegales en su casa. Así lo han revelado en El programa de Ana Rosa en un documento exclusivo llevado a cabo por su equipo de investigación.

Estas reuniones ilegales se celebran en el sótano de la vivienda que Jaime Ostos y su mujer tienen en Madrid. Los asistentes pagan hasta mil euros por una mesa de seis personas y  el horario de apertura era de doce de la noche a seis de la mañana. Esta práctica hace meses que la está llevando a cabo Jacobo. Se da la circunstancia de que en el chalet se encuentra el padre del famoso, que ha estado muy enfermo de coronavirus, y su madre, María Ángeles Grajal, médico. Se desconoce si los progenitores del joven están al tanto de estas prácticas.

Jacobo Ostos, en el punto de mira de la policía

Aunque la invitación a estas fiestas era reducida, eso no evitó que se formaran aglomeraciones a las puertas del chalet. Algo que llamó la atención de los vecinos, que llamaron a la policía. Sin embargo, no pudieron entrar a pesar de los claros indicios de actividad ilegal. En las inmediaciones del chalet se encontraban tres amigos de Jacobo Ostos Grajal que fueron multados por romper el toque de queda. Ellos expresaron que se quedaban a dormir en casa de su amigo pero han negado todo lo que tenga que ver con fiestas ilegales.

Jacobo Ostos Grajal volvió recientemente a la actualidad tras conocerse que formaba parte de una conocida red donde los famosos muestran sus encantos a quien pague una membresía mensual. El joven confirmó que eso formaba parte de sus ingresos. Su nombre siempre ha estado ligado a un estilo de vida desenfadado, tal y como el mismo ha confesado en diferentes ocasiones.