No suele hablar de su vida privada aunque, de vez en cuando, Jesulín de Ubrique sí concede entrevistas a la revista Hola. Es con los compañeros de la publicación con los que se siente en confianza para explicar cómo se siente y aclarar las polémicas que le envuelven.

Solo unos días después de que se hicieran públicas unas imágenes en las que su mujer chateaba a las tres de la madrugada con sus seguidores de las redes sociales, el torero concede una entrevista en la que aborda, entre otros asuntos, cuál es su situación actual con la odontóloga.

Jesulín confirma que, aunque ha habido momentos difíciles entre ellos durante los veinte años que ya dura su relación, en este momento se encuentran bien, unidos y felices: «En todas las parejas hay momentos mejores, peores, altibajos… Pero, hasta ahora, nosotros hemos sabido encajar todo a la perfección y nunca se han tambaleado nuestros cimientos».

El diestro, que posa en solitario en un espectacular reportaje realizado en Ambiciones, confiesa que María José es una de las personas más importantes de su vida: «Con María José he aprendido a abrir más el campo de visión, en el sentido de que, por ser pareja, no tenemos que ser cuadriculados en todo».

Ni rastro de Belén Esteban

En la entrevista con Tico Chao, Jesulín también aborda las informaciones acerca de que ha puesto en alquiler la finca que creó con sus corridas. Insiste en que, si bien es un proyecto, todavía no hay nada decidido porque, atención, tiene un comprador que podría arrebatarle el sueño de su vida: «Para empezar tengo que decidir si sigo toreando o no. Solo en caso de que no toreara me plantearía dos opciones para la finca: o bien la vendo o bien la exploto con eventos, después de asesorarme muy bien. Tengo ya un comprador interesado».

En el citado reportaje, Jesulín de Ubrique hace un repaso a sus cuarenta y siete años de vida. Se refiere, incluso, al fallecimiento de su padre al que «echo mucho de menos» y también de su boda con María José y sus dudas acerca de su vida laboral. Sin embargo, nada habla de sus hijos.

Ni siquiera de Belén Esteban ni de Andrea Janeiro. Es evidente que el nacimiento de su hija mayor debió ser uno de los grandes momentos de su vida, pero para Jesús Janeiro no hay tiempo para ella. Ni siquiera en Hola.