Un controvertido documento 
Diego no pudo superar el último envite

Diego Maradona fue ingresado de urgencia tras descubrir que no se encontraba bien. No era él. Estaba aletargado. Parco en palabras y escaso en movimientos. Fue al llegar al centro médico cuando se descubrió que tenía un hematoma en la cabeza. Le operaron y fue un éxito. Los médicos recomendaron que permaneciera unos días más en la clínica. Al postoperatorio se unía un enganche al alcohol que arrastraba desde hacía años. Llegó a ingerir “treinta cervezas al día”, según expresó su hija Jana. La familia se organizó para controlar a Diego. No les gustaba su entorno y consideraban que era responsable del estado en que se encontraba.

Las hijas y las hermanas del astro decidieron alquilar una casa en Tigre, en una urbanización donde podría gozar de la privacidad y tranquilidad que necesitaba. Cabe destacar que los médicos que le atendieron recomendaron que permaneciera más tiempo en la clínica. Sin embargo, él, fiel a su tozudez, se negó. Fue ahí cuando los facultativos le hicieron rubricar un documento donde se plasmaba que él era el único responsable de lo que pudiera pasar tras abandonar la clínica.

Siguiente: ¿Qué mató a Diego?

Anterior1 de 4